16 abril 2011

Gigabyte T1125N @@ Primeras Impresiones del Portátil-Tablet-Nettop-Sobremesa-TODO EN UNO Convertible

El Gigabyte T1125N es la reciente oferta de Gigabyte, una propuesta realmente curiosa que auna las funciones de una portátil, un equipo de sobremesa y un tablet, todo incluido en un mismo paquete de venta mediante varios accesorios.

Gigabyte llama a su concepto: Booktop y en su interior encontramos una configuración muy completa que incluye procesador Intel Core i5, gráfica Nvidia Geforce, pantalla capacitiva multitáctil o USB 3.0. Vamos a intentar deconstruir el T1125N para que nos queden más claras sus posibilidades, que no son pocas.


Gigabyte T1125N. Corazón de portátil
Como podeis ver, la segunda imagen del Gigabyte T1125N ya deja más claro ante qué tipo de dispositivo estamos. El corazón del sistema es un portátil convertible con unas características muy apañadas.

Empecemos por su pantalla, una LCD-LED de 11.6 pulgadas con resolución 1366 × 768. La pantalla es capaz de girar sobre si misma para, al abatirse, convertir al T1125N en una especie de tablet. La pantalla es capacitiva y multitáctil y su respuesta es bastante ágil y precisa. Un acelerómetro nos permite utilizarla vertical u horizontalmente o bloquear el sistema en la posición que queramos.


En el interior, el Gigabyte T1125N esconde un procesador Intel Core i5 470UM a 1.33Ghz con posibilidad de overclock a 1.86Ghz. Lo acompañan 4GB de RAM DDR3 y dos tarjetas gráficas, por un lado una Intel HD integrada en placa para no consumir mucho en tareas mundanas, y por otro una Nvidia GeForce 310M con 512MB de memoria DDR2 para tareas pesadas.

El disco duro es un SATA de 500GB a 5.400rpm que, para nuestro gusto, hubiéramos cambiado por un SSD, pero que ofrece un rendimiento aceptable. En líneas generales, el Gigabyte T1125N da lo que se espera de un portátil con su configuración. Su mayor pega sea quizás el brillo de la pantalla, algo problemático en entornos muy iluminados, y un grosor un poquito excesivo para un 11 pulgadas (290 × 220.7 × 27.86 / 40 milímetros). El peso no se detalla, pero rondará en torno a los dos kilos.


Uno de los mejores apartados del dispositivo son sus conexiones, completas a más no poder. El portátil cuenta con un USB 2.0, un USB 3.0, Combo eSATA-USB, HDMI, VGA, Ethernet, lector de tarjetas para SD / MMC / MS y MSPro, toma de auriculares y micro, y un puerto específico para el dock que lo acompaña.


En cuanto a la duración de la batería, el Gigabyte T1125N integra una batería de seis celdas que, según Gigabyte rinde 6.5 horas de autonomía. El resto de características del portátil pasan por WiFi N, Bluetooth 2.1 con EDR y una webcam integrada de 1.3 megapíxeles.

Un dock para reunirlos a todos
El milagro de la metamorfósis del Gigabyte T1125N se produce gracias a un dock específico en el que encajan dos componentes. El primero es el propio portátil, y el segundo es un lector-grabador de DVD externo del que hablaremos ahora.


El dock gira sobre sí mismo 90 grados, lo que permite convertir el conjunto en una especie de Todo en uno, o dejar la pantalla en vertical para usarlo como un terminal táctil de sobremesa. Uno de los mejores puntos de este accesorio está en la conectividad. La parte trasera incorpora prácticamente todos los puertos que hemos visto en el portátil. Además, es posible utilizar los puertos del dock y del portátil de forma simultánea. Muy buen punto.


La conexión del portátil al dock se realiza mediante un puerto específico para carga y datos y lo cierto es que encaja de forma cómoda y bastante segura.

El toque final, una unidad externa de DVD
Junto al slot para ubicar el portátil, el dock incorpora un segundo slot para colocar una unidad de DVD externa que también está incluída en el paquete de venta. Este lector-grabador también puede utilizarse de manera independiente mediante conexión USB doble. Los cables se guardan en la propia base del lector.


En conjunto, el Gigabyte T1125N es un equipo bastante potente y muy versátil. Gigabyte, evidentemente, no lo vende como tablet, sino como un portátil capaz de ofrecer un plus de operatividad para usuarios exigentes. El dispositivo está orientado a un mercado profesional, pero puede conseguirse en tiendas sin problema. Saldrá a la venta el próximo 15 de mayo a un precio de 1.008 euros. Estaremos pendientes de su llegada para someterlo a pruebas más exhaustivas.


El peor punto del Gigabyte T1125N quizá sea el diseño, bastante estándar, y los materiales, que deberían haberse cuidado más teniendo en cuenta su vocación de portátil profesional. Por lo demás, es una opción con muchas posibilidades para un determinado grupo de usuarios.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More